Members

sky-landscape-nature-field-163882

Camino Devotional Day 6: August 25th, 2016

Work and Rest: Domestic Workers

“The heavens and the earth and all who live in them were completed. On the sixth day God completed all the work that he had done, and on the seventh day God rested from all the work that he had done. God blessed the seventh day and made it holy, because on it God rested from all the work of creation.” Genesis 2:1-3, CEB

“…but the seventh day is a Sabbath to the Lord your God. Do not do any work on it—not you, your sons or daughters, your male or female servants, your animals, or the immigrant who is living with you.” Exodus 20:10, CEB

God, on this day – the mid-point of our pilgrimage journey – we come to you tired. Our bodies are tired, feet and legs weary from walking. Our backs and shoulders are sore; our skin is tender and tight from sun.

We breathe in… and out… aware, in this moment, of our physical bodies…

our aches and pains; our hopes and fears; our ability to persevere, day after day; our tangible, pressing need to rest.

On this, our sixth day, we remember your rhythms of work and rest in Creation. We come to you, remembering your delight in crafting Adam and Eve – us – your Image Bearers. We come to you, remembering the holy joy you took in celebrating rest when your good work was done.

As we journey today, we invite your Holy Spirit to speak through our bodies. As we feel tiredness set in, help us remember the men and women who labor for hours and days on end, working with their hands, legs and backs… our sisters and brothers, diligent workers, who have no time to rest.

As we walk, we pray for rest for those who toil… we pray that unjust economic systems will be changed; that all people will be valued for who they are as your Image Bearers, and treated accordingly; and that more of your Kingdom will come, through radical, subversive, celebratory Sabbath rest.

Amen.


Annie Aeschbacher is a recent graduate of Fuller Theological Seminary with an MA in Intercultural Studies. She is excited to continue to share life and ministry with Spanish-speaking neighbors in Los Angeles as part of the InnerCHANGE team.


Devocional en Español:

Si Nuestra América Fuera Primer Mundo…

LECTURA: ÉXODO 1:8-11 (NVI)

8 llegó al poder en Egipto otro rey que no había conocido a José, y le dijo a su pueblo: «¡Cuidado con los israelitas, que ya son más fuertes y numerosos que nosotros! 10 Vamos a tener que manejarlos con mucha astucia; de lo contrario, seguirán aumentando y, si estalla una guerra, se unirán a nuestros enemigos, nos combatirán y se irán del país.» 11 Fue así como los egipcios pusieron capataces para que oprimieran a los israelitas. Les impusieron trabajos forzados, tales como los de edificar para el faraón las ciudades de almacenaje Pitón y Ramsés.

El miedo de las élites en poder por el crecimiento demográfico del inmigrante [hebreo], leyes de sometimiento etno-racial, la explotación laboral del inmigrante para la construcción de la belleza arquitectónica de un imperio, bueno, yo podría leer esto en los periódicos de nuestro país e ilustrarlo con millones de ejemplos de inmigrantes. Muchos líderes religiosos y biblistas latin@s leen este texto del Éxodo con un telón de fondo muy familiar para nosotr@s. Uno de los argumentos anti-inmigrantes más populares en el sur de California reza así:

Si abriéramos la frontera nuestras bellas ciudades costeras —sus playas, residencias y zonas turísticas —se transformarían inmediatamente en otro ‘tercer mundo’; perderíamos toda la belleza arquitectónica, cultural y nos cundiríamos de violencia y suciedad.

Esta opinión popular en muchos círculos de la cultura mayoritaria da por sentado varios hechos que habría que examinar con cierto cuidado: (1) l@s inmigrantes son gente inculta, bandida y sucia; (2) la mayoría de latinoamerican@s desean apasionadamente emigrar a los Estados Unidos; (3) la belleza arquitectónica de nuestras ciudades costeras y su turismo es algo que debemos proteger (de ell@s, los inmigrantes) porque es un producto propio e independiente de la cultura mayoritaria de raza blanca. 

La representación pública del latinoamericano bajo los estereotipos que acabamos de mencionar no es algo que surge con la construcción geofísica de la frontera estadounidense. Desde 1492 los habitantes de las “indias occidentales” han sido representados con tales imágenes denigrantes en el arte, cultura y literatura europea. La imaginación cultural dominante estadounidense solo está siguiendo una larga y antiquísima tradición étno-racista europea que ha sido necesaria para inferiorizar y marginalizar al individuo no-europeo procedente de las antiguas colonias y mantener así una diferencia colonial de servilismo muy antigua. Sin negar que existe la posibilidad de que una cultura extranjera tenga la capacidad de empobrecer a otra cultura y sus espacios de vida —cosa que ha ocurrido concretamente en el siglo XX en América Latina y el Caribe en relación a las compañías transnacionales norteamericanas y el neoliberalismo — plantéo mi pregunta desde el reverso de la historia del inmigrante: 

¿Cómo cambiaria el fenómeno y la percepción migratoria si por un momento imagináramos que América Latina y el Caribe fueran países del “primer” mundo; con una economía afluente, un turismo sostenible y una violencia controlada?

Permítanme sugerir lo siguiente: (1) no habría casi migración latinoamericana; (2) por el contrario, habría una migración europea/angloamericana masiva hacia Latinoamérica y el Caribe porque sus preciosísimas costas, selvas y volcanes son un paraíso turístico, lo que implica que la arquitectura y cultura que hoy deseamos proteger en el Sur de California no estaría ubicada aquí, sino allá; (3) la economía agrícola, el desarrollo urbano, cultural y culinario y la milicia estadounidense estarían en gran déficit porque tod@s sabemos que l@s latin@s somos co-responsables de todos estos procesos de avance estadounidense. Esto me lleva a hacer una pregunta muy incómoda pero pertinente: ¿hasta qué punto le conviene a nuestra economía, cultura y política estadounidense que los países latinoamericanos florezcan?

¡Oremos para que Nuestra América florezca y no haya necesidad de fronteras ni migraciones masivas!
—————————————
Rev. Oscar García-Johnson, PhD
Facultad del Seminario Teológico Fuller
Miembro de “Comunidad Sin Fronteras”, Glendale, CA.
—————————————
San Clemente, CA, USA

No comments yet.

Leave a Reply

%d bloggers like this: